7 cosas que estresan a tu gato

Carlos Vidaller Santos Cuidado de la mascota, Cuidado del gato Deja un comentario

Aún no hay valoraciones.

Los gatos son animales domésticos sumamente sensibles a los cambios externos. Hoy hablaremos de 7 cosas que estresan a tu gato y que son completamente normales en la vida cotidiana.

El estrés en los gatos

Se presenta en ellos casi del mismo modo que en sus dueños, y puede ser considerado positivo o negativo.

Un estrés positivo permite al animal producir ciertas reacciones fisiológicas para adaptarse a un nuevo entorno, mientras que uno negativo sobrepasa la capacidad adaptativa del felino, prolongándose y evolucionando posteriormente en ansiedad y produciendo trastornos y enfermedades más graves.

Al mantener a tu mascota lo menos expuesta posible a un estrés prolongado, estarás evitando el desarrollo de enfermedades infecciosas, agresividad, pérdida de pelo, estereotipias de cualquier tipo, pérdida de sed y apetito, marcaje excesivo y cambios en sus rutinas de aseo y comportamiento habituales.

Cosas que estresan a tu gato

Las visitas al veterinario

Llevarlos al veterinario es una de las cosas que más les estresan, porque representa una suma de muchos disgustos para ellos:

–          El uso de transportín, que para vosotros representa seguridad y calma, pero para ellos representa encierro, inestabilidad, movimientos incómodos y ansiedad, ya que ni siquiera saben a dónde se dirigen. Cubrirlo con una manta una vez guardado el animal puede apaciguar un poco su pánico.

–          Llegar después del estrés post-transportín a un lugar repleto de olores hostiles. Imagínate que te meten en una jaula pequeñísima, te mueven de un lado a otro como si estuvieras en un barco y te liberan en un lugar lleno de desconocidos y perros. El cuerpo de tu gatito en esta situación libera feromonas de defensa y es por eso que incluso el gato más dulce del mundo puede reaccionar de forma agresiva hasta con sus dueños.

Acostumbrar a tu gato desde pequeño al uso de transportín con estímulos positivos, utilizarlo como una casita de muñecas donde tenga algunos juguetes, cubrirlo como mencionamos anteriormente, incentivarlo a socializar con perros y gatos desde pequeño y evitar castigos agresivos hacia el animal pueden reducir el estrés a la hora de visitar al veterinario.

Mudanzas y obras

Cambiar los muebles de lugar, hacer obras y cambiar de domicilio representan una amenaza para la necesidad de control de estos animales. Acaban de perder el control sobre su territorio y las cosas no están como ellos las dejaron, y eso dispara su ansiedad.

Cuando tu minino llegó a casa por primera vez, pasó un tiempo antes de dejar de explorar y restregarse contra los muebles, paredes, mesas y contra ti mismo. Ese fue su trabajo de marcaje, y lo hace soltando las feromonas faciales que usan los gatos como título de propiedad.

Por eso, si cambias las cosas de lugar o llegáis juntos a un lugar que no huela a él, activará sus alertas e inseguridades.

Mantener las rutinas del animal como siempre y llevar consigo juguetes, mantas y muebles de la casa anterior ayudarán a reducir el trabajo de marcaje y, por consiguiente, el estrés.

La llegada de una nueva mascota

Durante la incorporación de nuevas mascotas al hogar, estás invadiendo el territorio del peludo residente. Se pueden producir disputas y marcaje entre gatos, presentándose agresividad y rechazo por ambas partes.

Si se trata de un can, el estrés puede ser aún peor porque tu gato no solo se sentirá invadido, sino también amenazado y traicionado.

Otras maneras de ayudar a esta presentación incluyen mantener comederos, bebederos y baños separados, intervenir de manera positiva con premios y estímulos e incentivar acercamientos paulatinos y no repentinos en un lugar tranquilo.

Esto puede aplicarse para la introducción de nuevos animales, parejas y bebés a la casa donde reside nuestro felino.

Petardos y tormentas

Debido al nivel de sensibilidad auditiva que poseen, cualquier sonido fuerte o inesperado puede alterar a tu gato en cuestión de segundos y, si se trata de sonidos constantes, pueden producir un deterioro de su aparato auditivo.

Cuando se acercan las fiestas o sabemos que habrá celebraciones con petardos, o incluso durante una tormenta eléctrica, recurrir a nuestro veterinario de confianza y conseguir algunos sedantes podría apaciguar la situación.

Cambios en su dieta

Esto depende de lo exigente que sea tu gato con la comida. Si es de esos que mantienen una huelga de hambre indefinida si no compras la marca de croquetas para gatos que le gusta, no solo a él le molestará su cambio de dieta, a ti también.

En este caso, si debes cambiar su dieta por motivos médicos, es recomendable buscar una marca que se parezca lo más posible a la anterior en cuanto a olor, forma y tamaño de las croquetas e irla cambiando poco a poco mientras se mezcla la marca anterior con la nueva.

Los gritos y castigos

Ellos no son tan domesticables como los perros y no aprenden como nosotros. Simplemente sentirán los gritos y castigos como maltrato por parte del ser humano en quien confían, sintiéndose estresados y sumamente confundidos, porque ni siquiera entenderán el motivo de tu comportamiento.

Los viajes y paseos

Los gatos se pasean solos y van donde les plazca si les das libertad de hacerlo, pero pasearlos o sacarlos de viaje, obligándolos a cambiar de entorno, entrar en territorios desconocidos y encerrados en el transportín no representa ninguna diversión para ellos.

Estas actividades normales para ti pueden producir conductas inusuales en tu gato que te confunden y preocupan en gran medida, por eso tratar de entender los motivos de su comportamiento anormal te permitirá tener una mejor relación con él y evitarle estrés innecesario.

 

¿Tu gato reacciona de manera diferente a alguna de estas situaciones? ¿Has conseguido calmarlo ante alguna de ellas? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *