Adiestramiento básico de perros

Carlos Vidaller Santos Adiestramiento Canino, Adiestramiento de la mascota Deja un comentario

3.33/5 (3)

Los humanos aprendemos desde pequeños, en casa y en la escuela, cómo debemos comportarnos. ¿Has pensado cómo aprenden los perros? Descúbrelo todo sobre el adiestramiento canino.

Es importante tener en cuenta que, cuando llegan a casa, los perros ya vienen con algunas “clases” de comportamiento incluidas. Este primer adiestramiento lo reciben de su madre, junto con toda la camada y gracias a él aprenden a “ser perros” (cazar, imponer jerarquía, defender el territorio y la comida, etc). Entonces, desde muy cachorros los perros están preparados para aprender nuevas habilidades, por lo que podemos comenzar a enseñarles las que deseemos.

Tipos de adiestramiento

Como en todo sistema educativo, existen diferentes formas de enseñar. Veamos cuáles son:

  • Tradicional: originado en el tiempo de las guerras mundiales para adiestrar perros militares. Este tipo de adiestramiento se basa en el refuerzo negativo y los castigos, se fuerza físicamente a los perros hasta que cumplan con lo que se les ordena y se utilizan instrumentos tales como collares de ahorque, púas o eléctricos.
  • Adiestramiento en positivo: basado en las técnicas de B.F. Skinner, se popularizó en los años 90. Se centra en que las sesiones de adiestramiento sean gratificantes tanto para el perro como para el entrenador, se utilizan los refuerzos positivos o recompensas mediante alimentos o palabras de aliento. También se utiliza el clicker.
  • Técnicas mixtas: son diferentes formas de encontrar un punto medio entre los adiestramientos antes mencionados. No son tan duras como el adiestramiento tradicional, pero tampoco tan amigables como el adiestramiento en positivo.

En Petsonic consideramos que el adiestramiento de tu mascota debería centrarse no solo en el cumplimiento de las órdenes, sino también en el respeto y el amor. Si el vínculo que existe entre perro y amo es fuerte y está basado en el cariño y el respeto mutuo, la eficacia del entrenamiento es muy alta. Por el contrario, métodos de entrenamiento basados solamente en imponer jerarquías y en que el perro obedezca por miedo al castigo pueden resultar en canes con un nivel de agresividad y nerviosismo muy altos, volviéndolos peligrosos.

El cuadro de honor

Si te estabas preguntando si algunas razas aprenden más rápido que otras los comandos básicos, la respuesta es sí. Hay perros que por su carácter y sociabilidad tienen una mayor predisposición para ser educados. Algunas de estas razas son:

  • Border collie: no por nada se lo considera el perro más inteligente del mundo, su enorme capacidad de aprendizaje, su fuerza de voluntad y su carácter cariñoso y dócil, lo convierten en el alumno estrella.
  • Caniche: este pequeño ama ser el centro de atención y agradar a los que lo rodean, algo que, sumado a su gran inteligencia, lo hace un peludo que aprenderá rápidamente lo que le enseñes.
  • Pastor alemán: una de las razas más queridas en todo el mundo y, no por nada, elegida para trabajar junto a policías, rescatistas y terapeutas. Este peludo tiene una capacidad increíble de aprendizaje, además de un instinto protector muy desarrollado.
  • Golden retriever: dulce y amable con los que lo rodean y leal y obediente. ¿Quién no quisiera tenerlo en clase?
  • Dobermann: alerta, fuerte y absolutamente leal, esta raza de mala fama, pero gran corazón, puede llegar a ser una de las mejores mascotas con un buen adiestramiento.

En clase

Ahora que conocemos los tipos de adiestramiento y los alumnos más dotados, veamos qué podemos enseñarles.

  • Dar la pata: para esto deberás, con el perro sentado, esconder una golosina para perros en tu mano y cerrar el puño. Déjalo olerla, pero que no la vea, acercándola a un lado del hocico (esto le hará girar la cabeza y sacar el peso de la pata que quieres que aprenda a dar). Anímalo a conseguir el premio, cosa que él hará intentando abrir tu mano con la pata. Apenas su pata toque tu mano, ábrela de modo que pueda recoger el premio y felicítalo. Repite el ejercicio varias veces cambiando de lado para que aprenda a dar las dos patas. Cuando tenga dominado este ejercicio, añade las palabras (algo así como ¡Hola!) cada vez que toque tu mano con su pata.
  • Sentarse: sostén una golosina entre los dedos pulgar e índice, doblando el resto de los dedos de esa mano. Acerca la golosina a no más de un centímetro del hocico de tu mascota y llama su atención. Una vez que tengas la atención del perro levanta la golosina por sobre su cabeza y mantenla allí. Para poder llegar a atraparla, tu amigo inevitablemente apoyará sus cuartos traseros y ahí es donde debes ponerle palabras al asunto (¡Siéntate!). Felicítalo y dale la golosina.
  • Traer la pelota: elige un juguete que atraiga a tu mascota (no necesariamente tiene que ser una pelota en esta etapa). Pídele que se siente y cuando lo haya hecho lanza el juguete y dale la señal (¡Busca!). Cuando tenga agarrado el juguete, llámalo para que lo traiga, retira el juguete de su boca con suavidad y recompénsalo con un premio y palabras de aliento. Una vez que este ejercicio esté aprendido puedes comenzar a practicar las órdenes “deja” o “suelta” cuando retires el juguete de la boca.

Conviene que las sesiones de entrenamiento no duren más de 5 o 10 minutos para no abrumar a tu perro. Ten en cuenta que, al igual que te sucede a ti, también puede haber días en que tu amigo esté más cansado o actividades que le resulten más complejas que otras. No le sobreexijas, respeta sus tiempos y no pierdas de vista que el entrenamiento debe ser un momento que ambos disfrutéis y no solo un trabajo que cumplir.

 

Y tú, ¿qué técnica eliges o has elegido para adiestrar a tu perro? ¿Tienes algún consejo? Cuéntanos en los comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *