Agresividad en perros. Comprensión, manejo y rehabilitación.

Alba Adiestramiento Canino Deja un comentario

5/5 (1)

Volvemos un día más con un post sobre educación canina de la mano de nuestro experto habitual. Hoy Alberto Ayala A de Al Perro Verde nos introduce al tema de la agresividad en los perros. ¡Buena lectura!

Ningún animal, tampoco el humano, es totalmente agresivo ni carece plenamente de agresividad, sino que lo es en la medida en que le ha sido necesaria a su especie para su propia supervivencia, al menos desde la interpretación de la misma.

Evolutivamente tiene mucho sentido: aquellos individuos que podían carecer de agresividad eran víctimas de otros, los que se adentraban en todas las batallas posibles alguna les pasaba mayor factura y aquellos que evitaban los conflictos pero sabían utilizar su agresividad cuando era necesario sobrevivían en mayor medida.

Debemos entender la agresividad como un estado emocional y la agresión como una serie de conductas naturales presentes en todos los individuos, como ya indicaban Freud o A.Einstein.

Muchas teorías apuntan a que el origen de la conducta agresiva nace de la frustración o de la inseguridad, de la misma manera que algunos individuos muestran agresividad ante personas, animales o estímulos extraños y/o desconocidos u otros pueden hacerlo al no ver cumplida una expectativa concreta.

Ciertos comportamientos agresivos parecen estar socialmente aceptados, como el perro que muerde zarandeando un trapo con aspecto de roedor, los improperios que oímos en los campos de fútbol y programas de televisión o los machetazos que el charcutero de la carnicería del barrio inflige a un pobre animal ya sin vida.

Si cambiáramos los contextos y este mismo perro zarandease el pantalón de un niño, los improperios se manifestasen en la calle o el carnicero la emprendiera a machetazos en el portal de una casa probablemente nuestras alarmas se dispararían como también nuestra angustia.

Depende del prisma desde el que se observe, las circunstancias concretas y los propios prejuicios, podemos interpretar la agresividad de otro individuo de diferentes maneras. El problema aparece cuando no entendemos el comportamiento y generamos inconscientemente más inseguridad y frustración, cuando puede existir un problema de estrés crónico o una enfermedad neurológica o de otro tipo o cuando prejuzgamos a individuos por tipo de raza, tamaño o particularidad concreta etiquetándolos de “agresivos”.

perro enfadado

Cuando un perro, por ejemplo, interactúa con su entorno y objetos lo hace a través de su boca, de la misma manera que nosotros usamos nuestras manos para hacerlo ysuponer que al hacerlo el tamaño o forma de la mandíbula, de la cabeza o del cuerpo predispone a un perro a mostrar un mayor número de conductas agresivas en esa interacciónes como considerar que una persona por ser más grande o musculada o con manos más amplias debe ser más agresiva que otra con distintas características.

Comúnmente, de forma independiente a razas o características concretas, se ha interpretado que la agresividad podría definirse en diferentes tipos según unos patrones de acción concretos y su intencionalidad.

Aunque actualmente se siguen investigando las causas y sus tratamientos, y redactando nuevas definiciones, podemos empezar a entender la agresividad con la explicación de Moyer y sus 8 formas básicas de agresividad, ya en el 1968, que iremos detallando y complementando en los próximos artículos.

  • Territorial
  • Por Irritabilidad
  • Entre individuos del mismo sexo, especialmente entre machos
  • Por miedo
  • Depredadora
  • Maternal
  • Sexual
  • Instrumental o aprendida

Como vemos, hay diferentes causas por las que un perro puede mostrar conductas agresivas y comprender los motivos que llevan a tu perro a presentar estas conductas es el primer paso para ayudarle y enseñarle a gestionarse de forma adecuada.
Ningún animal sano opta por placer presentarse en situaciones violentas en las que su vida corra riesgo y es deber del propietario descubrir el origen de este estado emocional y aportar las herramientas adecuadas para ayudarle.

perro aggreviso

En un gran número de casos que hemos atendido en AlPerroVerde, las conductas agresivas se debían a problemas físicos y se manifestaban a causa del dolor, en otros casos se debían a conductas de redirección, en las que a causa del estrés y de circunstancias concretas para cada individuo reaccionaron de forma automática y en algunos casos esas conductas se instauraron en su comportamiento habitual bajo situaciones de estrés y ansiedad.
Existen multitud de casos diferentes, pero en todos ellos suele encontrarse la falta de experiencia del propietario, la falta de una rutina estable, la mala alimentación, el pobre enriquecimiento ambiental y estimulación, la falta de controles veterinarios o rehabilitación física, la desadaptación al entorno y la carencia de herramientas de gestión emocional.
Por todo ello es imprescindible informarse y acudir a una o un profesional con referencias lo antes posible.

Cada vez tienen más éxito los grupos de educación y trabajo en los que se empieza con la educación del perro justo al ser adoptado y se interviene con prudencia en todas las fases de adaptación del perro a su nuevo entorno junto a otros perros y personas, trabajando pautas de control de impulsos, habilidades comunicativas y otros ejercicios orientados a estimularlo física y mentalmente y prevenir o modificar problemas de comportamiento. En Barcelona, por ejemplo, ya han pasado más de 200 personas con resultados muy favorables por el Grupo CityDogs de AlPerroVerde.

Hay muchas opciones a la hora de trabajar con un perro que muestra conductas de este tipo que no implican utilizar collares Sprenger (o de castigo), cordinos, collares de impulsos ni ningún otro método aversivo. De hecho, en gran parte de los casos, estas herramientas causan graves problemas emocionales y físicos.

Durante los siguientes artículos en Petsonic iremos descubriendo más singularidades de la agresividad en perros y también cómo entenderla, manejarla y reconducirla siempre priorizando el bienestar animal y respetando la integridad física, mental y emocional de cada perro.

 

perro calm

Albert Ayala A.
Equipo AlPerroVerde
www.alperroverde.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *