Cómo bajar el peso de nuestra mascota

Carlos Vidaller Santos Alimentación de la mascota, Alimentación del gato, Alimentación del perro, Cuidado de la mascota, Cuidado del gato, Cuidado del perro Deja un comentario

4/5 (1)

La obesidad en perros y gatos es frecuente y muchas veces está relacionada con el estilo de vida de sus dueños. Si quieres saber si tu peludo está por encima de su peso ideal, por qué engorda y cómo ayudarlo a bajar de peso, te invitamos a leer las siguientes líneas.

¿Hermoso u obeso?

“¡Que bien está tu perro, el mío no engorda con nada!”, “¿Qué le das de comer?”, son frases que oímos de personas que ignoran que no siempre un cuerpo rechoncho es sinónimo de salud.

Supongamos que el peso ideal de tu perro es de 15 kg pero pesa 20 kg. Esos 5 kg extra representan el 33% de su peso ideal. Cuando el aumento es de más del 15-20% del mismo, como en este caso, existe sobrepeso. Una forma sencilla de darte cuenta es a través de sus costillas, que no deberían verse, pero sí palparse. Si te cuesta palparlas es probable que tu mascota tenga sobrepeso. Hay métodos sofisticados como la densitometría de cuerpo entero que, además de estimar la densidad mineral ósea general, permite cuantificar la grasa corporal y la distribución de la grasa pélvica.

¿Por qué engordan?

El sobrepeso se presenta cuando la ingesta calórica supera la energía utilizada para alimentarse, moverse, dormir y realizar cualquier otra función, lo cual produce acumulación de grasa y aumento de peso. Este aumento ocurre en la mayoría de los casos por sobrealimentación conjuntamente con poca actividad física. Así que lo primero es revisar la dieta y los hábitos de alimentación y ejercicio de tu mascota. Lo siguiente sería descartar enfermedades endocrinas, como: hiperadrenocorticismo, hipotiroidismo, diabetes mellitus, sobreproducción de la hormona del crecimiento y enfermedades ováricas o testiculares.

Predisposición al sobrepeso

Además de la sobrealimentación y el sedentarismo, otros factores que favorecen la ganancia de peso son:

  • Genética: son propensos a engordar el basset hound, beagle, labrador, golden retriever, cocker spaniel, salchicha, collie, y algunos terriers. Los gatos mestizos tienden más a la obesidad que los de raza pura, con excepción del manx.
  • Enfermedad: aparte de los desórdenes hormonales mencionados, las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y osteoarticulares limitan el ejercicio y, por lo tanto, favorecen el sobrepeso.
  • Esterilización/castración: las mascotas esterilizadas tienen más probabilidades de ser obesas porque bajan el nivel de actividad física, requieren menos calorías y siguen comiendo igual.
  • Fármacos: progesterona, acetato de megestrol, corticoides, fenobarbital y primidona pueden producir incremento del apetito y sobrepeso.

Dieta y ejercicio

Si quieres ayudarlos a bajar de peso comienza por ajustar su ración. Las dietas comerciales bajas en calorías y moderadas en fibra son ideales, mientras que las caseras o comerciales comunes suministradas en menor cantidad pueden dejar fuera nutrientes importantes y causar deficiencias nutricionales. En los gatos debemos evitar reducciones drásticas de comida porque el hígado puede enfermar.

Hay peludos pedigüeños que cada vez que te ven entornan los ojitos, gimen y se te suben para que les des un poco de comida. Esta actitud puede resultarte irresistible, pero enfócate en lo verdaderamente saludable y evita:

dulces, golosinas y meriendas

llenar el plato de comida continuamente

darle de comer a toda hora, y cualquier cosa

darle sobras de la mesa, ricas en ingredientes perjudiciales para su salud, como salsas, picantes, panes y harinas en general

Por otro lado, es necesario ajustar el nivel y tipo de ejercicio según la raza, edad y estado de salud de tu mascota. El sedentarismo y el confinamiento en jaulas o espacios reducidos favorecen el sobrepeso. Los perros necesitan al menos un par de caminatas diarias de 20 o 30 minutos. Tu patio trasero o jardín, por grande que sea, no es ideal porque es un lugar familiar, a veces relacionado con el descanso. Curiosos por naturaleza, en estado salvaje deambularían en manadas buscando alimento, ejercicio y diversión. Además, pasear fuera de casa les brinda estimulación mental y así vuelven a casa satisfechos y cansados, lo cual es importante para combatir el estrés del encierro y la rutina, y mejorar el comportamiento dentro del hogar.

En el caso de los gatos, cambia sus juguetes, dale compañeros de juego y coloca estaciones adecuadas para saltar, jugar y escudriñar.

Por último, si existe una enfermedad subyacente, debe ser tratada o controlada por el veterinario.

Es mejor prevenir la obesidad porque sus consecuencias son otras enfermedades.

¿Tienes tu mascota a dieta? Déjanos consejos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *