Esterilizar a un perro, ¿debo hacerlo?

Alba Cuidado de la mascota, Cuidado del perro Deja un comentario

Aún no hay valoraciones.

Se escuchan muchas cosas sobre si se debe o no esterilizar a un perro. Hay un gran debate en torno a esto, pues algunos afirman que es como robar parte de la personalidad al animal. No obstante, la otra parte afirma que existen múltiples beneficios. En esta parte se incluyen especialistas y profesionales.

Cuáles son los beneficios de esterilizar a un perro

Aunque nuestras mascotas tienen la capacidad de procrear, este no debe ser su objetivo en la vida, especialmente cuando se encuentran en un entorno humanizado. De hecho, usar animales para procrear y luego vender sus cachorros es una forma de maltrato denunciable.

Por esta razón, la idea de esterilizar a un perro está cobrando cada vez más auge. Estos son algunos de los beneficios:

Lucha contra el abandono: una de las principales razones del abandono es el nacimiento no deseado de camadas. Esterilizar a nuestra mascota es, sin duda, ese granito de arena que todos decimos que queremos poner.

Erradicamos malos comportamientos: agresividad o conductas inadecuadas pueden desaparecer. Las hormonas sexuales suelen ser las causantes del nerviosismo, los comportamientos territoriales y la agresividad. En las perras sucede al estar en celo, y en los perros, cuando saben que hay una perra encelada cerca.

Evitamos los tumores: los tumores en el aparato reproductor suelen ser comunes también en los perros. En las hembras aparecen en el útero, y en los machos, en los testículos. La esterilización reduce las posibilidades de estos al mínimo.

Elimina la posibilidad de trastornos: las perras tienen por naturaleza el deseo de ser madre. Cuando esto no sucede, pueden sufrir trastornos psicológicos-hormonales. Estos pueden manifestarse cuando tu mascota adopta un muñeco o un calcetín como si fuera su bebé, o cuando secreta leche por los pechos. También pueden sufrir episodios de embarazos psicológicos. La esterilización evita estos problemas.

Reducen infecciones: especialmente las hembras suelen sufrir infecciones y malestares vaginales. Al esterilizar, se detiene el celo y, por ende, la posibilidad de infectarse.

Se reduce el riesgo de pérdidas: han habido muchos casos de perros que se han perdido por ir tras una hembra en celo, o hembras que, intentando huir de los perros que las persiguen, han desaparecido. Esterilizar a un perro es la mejor manera de frenar estas pérdidas.

Se reduce la tasa de cáncer de mama y próstata: los problemas de cáncer de mama son muy comunes en las perras y se pueden evitar al esterilizarlas. Lo mismo sucede en el caso de los perros y las complicaciones de próstata.

Tu animal vivirá más tiempo: esterilizar a un perro puede alargar su esperanza de vida. Según un metaestudio que analizó a cuarenta mil perros esterilizados, se estimó que la vida de nuestras mascotas se puede extender en un 24 % gracias a la esterilización.

¿Necesita mi perro esterilizado cuidados especiales?

Las mascotas esterilizadas no necesitan cuidados especiales una vez que han pasado los primeros días de la operación. En este tiempo necesitarán reposo y todos tus mimos. Sí tendrás que llevar a tu mascota a revisiones periódicas para asegurarte de que todo marcha bien.

No obstante, sí cabe mencionar que, tras esterilizar a un perro, es probable que esté presente problemas de sobrepeso. Para evitarlos, es vital que tengan una alimentación equilibrada que los nutra de manera adecuada y les permita mantenerse en su peso ideal.

Para ello, existen piensos especializados pensados para perros castrados. En nuestra tienda online tienes varios de ellos, siempre con la garantía de las primeras marcas como Eukanuba o Royal Canin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *