La coprofagia, cuando el animal come excrementos

Alba Alimentación del gato, Alimentación del perro, Cuidado de la mascota, Cuidado del gato 1 Comment

Aún no hay valoraciones.

A veces observamos que nuestro animal de compañía tiene un comportamiento poco habitual, de repente come excrementos. La coprofagia puede ser natural en las madres, pero hay que vigilar cuando esta situación se da en otros perros, ya que es un elemento importante para controlar la salud del perro o del gato.

¿Qué es la coprofagia?

La coprofagia consiste en el consumo de excrementos por parte del animal.  Este comportamiento es natural en las madres, ya que limpian a sus cachorros y estimulan sus funciones digestivas mediante el lamido del ano.  También se da en muchas ocasiones el consumo de heces de animales herbívoros (estiércol de caballo, boñigas de vaca), ya que estas materias despiden olores atrayentes para el perro.

coprofagia en cachorros

¿Por que se dá la coprofagia?

Lo que no es tan habitual y habría que poner especial atención es cuando el perro o gato consume sus propias heces o los de un congénere, ya que puede ser debido a un problema de comportamiento relacionado con afecciones orgánicas. Por ejemplo, los cachorros que viven en un entorno con pocos estímulos, se suelen entretener con los pocos juguetes de que disponen, es decir, sus excrementos. Esto puede desaparecer si corregimos esta educación y hacemos lo necesario. En teoría, esta práctica debería desaparecer a los 3-4 meses de edad.

A menudo, esta actitud también puede deberse a un problema de control de la eliminación de las heces. Los propietarios suelen castigar porque ha hecho sus necesidades dentro de la casa o en un lugar inadecuado. El castigo hace que el animal defeque más en ausencia de ellos y, además, hace desaparecer las pruebas comiéndose sus excrementos. Habría, entonces, que hacer un refuerzo positivo en la educación.

 

castifo perro coprofagia

También puede ocurrir que el perro ingiera heces cuando el alimento está mal digerido, entonces los excrementos desprenden un olor a alimento que incita al perro a comérselas. Habría que revisar y mejorar las digestiones del animal en este caso.

En cualquier caso, deberíamos acudir al veterinario para rectificar este comportamiento cuanto antes, ya que a causa de la coprofagia, se puede llegar a una transmisión de parásitos en el animal, como lombrices, áscaris, trichuris, anquilostoma o guardia.

En Petsonic encontrarás una posible solución a este mal hábito con el producto Coprovet de la marca Stanvet, ya que dará un olor y sabor desagradable a las heces que evitará que el perro se las coma. Aunque si el problema viene de raíz, esta solución será eventual, así que lo mejor será acudir a un veterinario.

 

Comments 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *