Les Coeurs de Velours, una familia antes de la definitiva

Carlos Vidaller Santos Entrevistas Deja un comentario

4/5 (2)

Escondida en Saint-Sébastien-d’Aigrefeuille, un pueblecito no muy lejos de Montpellier, se encuentra Les Coeurs de Velours, una protectora de animales familiar regentada por Émilie y su marido Christopher. Lo que empezó siendo una serie de pequeñas buenas acciones salvando a perros y gatos que acogían temporalmente en casa acabó desembocando en la creación de Les Coeurs de Velours, que hoy cuenta con una red de familias de acogida, veterinarios e incluso educadores caninos. Émilie se adentra también en temas tan delicados como los abandonos de animales en Francia, y lo tiene claro: la concienciación sobre adoptar animales en vez de comprarlos es de suma importancia.

Contenidos

Petsonic: Habladnos un poco sobre vuestra asociación y los valores que la definen.

Émilie: Les Coeurs de Velours es una pequeña asociación de la que nos ocupamos mi marido y yo exclusivamente. Tenemos familias de acogida que cuidan de nuestros animales en su casa hasta que les encontramos una familia. En nuestra casa, no hay ni jaulas ni transportines. Nuestra prioridad es enseñar a los animales que pasan por la asociación a vivir en familia. No son adoptados hasta que no están totalmente preparados. Todo ello pasa por una toma de confianza, una sociabilización, une educación o reeducación y mucha paciencia y tiempo.

Por lo tanto, todos nuestros animales acogidos están acostumbrados a relacionarse con sus congéneres, con niños o con otros animales. Por su parte, los perros, al ser adoptados e ir a su nuevo hogar, ya llegan con unas bases de educación.

P: ¿Cuáles son sus objetivos principales?

É: El objetivo es que la adopción sea un éxito, independientemente del tiempo que nuestros animales permanezcan en la asociación. Ayudamos lo mejor que podemos a los animales que lo necesitan, según nuestros medios y nuestras familias de acogida disponibles.

Para nosotros, un rescate de éxito es una adopción en que todo el mundo está contento. Contamos con menos animales que otras protectoras, pero no estamos dispuestos a hacer adopciones deprisa y corriendo.

En 5 años hemos realizado 570 adopciones y los dueños de todos los animales que en un primer momento acogimos nos envían noticias suyas con regularidad.

“Nuestra prioridad es enseñar a los animales que pasan por la asociación a vivir en familia”.

P: ¿Cuándo y cómo se fundó Les Coeurs de Velours?

É: Yo soy enfermera veterinaria de profesión y empecé a traer a casa animales abandonados, huérfanos o heridos, para evitar la perrera o directamente que fueran sacrificados. Lo hice durante años, y después quisimos hacer las cosas de forma un poco más oficial con mi marido.

P: ¿Cómo se financia una asociación como la vuestra?

É: No disponemos de ayudas ni subvenciones, por lo que la asociación se financia con los costes de las adopciones y, de vez en cuando, con algunas donaciones. Y, por supuesto, con los regalos de Petsonic.

P: ¿Cómo son vuestras instalaciones?

É: En la asociación, los perros disponen de 3.500 m2 delimitados con vallas, en el campo. Viven con nuestros propios perros, participan en los paseos diarios y por la noche entran en casa. Durante el día tienen una pequeña casa de 20 m2 para descansar o para resguardarse en caso de que haga viento o llueva.

Los gatos pueden acceder a toda la casa siempre y cuando ya estén correctamente sociabilizados. En las familias de acogida, opera el mismo principio: se integran en la familia y en el hogar igual que el resto de animales de la casa.

P: ¿Qué animales acogéis y qué características tienen?

É: Acogemos a perros y gatos. Tenemos muchos casos diferentes: animales abandonados, huérfanos, heridos, con alguna discapacidad, maltratados, salidos de una perrera…  Además, trabajamos con Rumanía y colaboramos con perreras españolas con mucha frecuencia.

“Creemos que sería necesario que la tenencia de un animal requiriera un permiso, como en Suiza, por ejemplo”.

P: ¿Qué diferencia a las asociaciones pertenecientes a la SPA de asociaciones más modestas como la vuestra?

É: Las SPA (sociedades protectoras de animales, en español) son protectoras con estructuras de acogida, con medios financieros y a menudo con su propio veterinario. Lo nuestro es a escala familiar: solo hacemos unos 150 rescates de media cada año, porque no queremos amontonar a los animales en detrimento de su bienestar. Como ya hemos apuntado antes, no tenemos jaulas y nuestra prioridad es hacer que nuestros animales puedan vivir en familia, lo que conlleva tiempo con cada uno de ellos.

P: ¿Qué perfil tiene la gente que trabaja o colabora con vosotros (veterinarios, educadores caninos, voluntarios…)?

É: Todas nuestras familias de acogida son escogidas en función de su disponibilidad, sus conocimientos, su paciencia y su amor por los animales. Trabajamos y confiamos totalmente en ellos.

También escogemos a nuestros veterinarios por su amor por los animales y por el material del que disponen. De igual modo, tenemos confianza ciega en ellos.

Nuestros perros pasan siempre por un club para ser educados, con una educadora que trabaja con dulzura (únicamente con motivación y golosinas como premio).

Asimismo, una de nuestras voluntarias se encarga también de limpiar y adecentar a los perros que llegan en un estado lamentable a nuestra asociación.

“En cuanto a los abandonos de animales, nunca nos planteamos si nosotros tenemos la culpa… la culpa siempre es de los demás. Cuesta mucho que la mentalidad evolucione en este sentido”.

P: ¿Cuál es la situación actual de los abandonos de animales en Francia?

É: No se ha evolucionado mucho en los últimos años… Sigue habiendo más o menos los mismos abandonos, el mismo maltrato y las mismas camadas no deseadas.

En cuanto a los gatos, el problema principal es la falta de esterilización. Cada año miles de gatos son sacrificados por falta de espacio.

En lo referente a los perros, la causa principal de abandono es la educación. Los dueños no dedican el tiempo suficiente y necesario a su peludo, y se acaban encontrando con perros difíciles de manejar. Estos abandonos se podrían evitar, y esta es una de nuestras luchas.

Creemos que sería necesario que la tenencia de un animal requiriera un permiso, como en Suiza, por ejemplo.

Paddy, rescatada antes de ser sacrificada en una perrera española

P: ¿Existe en Francia conciencia social con respecto a los abandonos?

É: Claramente no. El debate por la esterilización sigue siendo de difícil aceptación, y las cifras anuales de abandonos (y de los sacrificios que se derivan) no son suficientemente conocidas. En Francia se dice: “las camadas de mi gatita no cambiarán las cosas” o “este perro es demasiado travieso”. Nunca nos planteamos si nosotros tenemos la culpa… la culpa siempre es de los demás. Cuesta mucho que la mentalidad evolucione en este sentido.

P: ¿Existe en Francia conciencia social sobre la importancia de adoptar animales en detrimento de la clásica opción de comprarlos?

É: Creo que todo es una cuestión de educación. Algunas personas quieren sí o sí un cachorro de una cierta raza, con pedigrí, con un cierto color, con un carácter específico, etc. Es a lo que estas personas están acostumbradas y no querrán un perro que venga de un cruce procedente de una protectora o de una asociación.

En cambio, hay otras personas más sensibles a la causa animal, así que querrán “rescatar” a un animal. La nueva generación está un poco más informada y dispuesta a dar una segunda oportunidad a un animal sin suerte.

Sin embargo, siempre habrá amantes de perros o gatos de raza. Para nosotros es importante informar lo máximo posible sobre el sufrimiento animal, pero también “guiar” a aquellos que prefieren comprar para que críen a sus mascotas de forma responsable.

P: ¿Cómo es un día normal, de la mañana a la noche, de un animal de vuestra asociación?

É: Como he dicho en alguna de las preguntas anteriores, todos nuestros animales viven en familia. Cada una tiene sus propias costumbres, por supuesto, pero todos nuestros perros siguen a diario una rutina que incluye paseos sin correa para relacionarse con otros animales y humanos, juegos, sesiones educativas, actividades al aire libre durante el día con otros animales si hace buen tiempo, y las noches en el interior de la casa.

Nuestros gatos, por su parte, viven y se mueven a su antojo por toda la casa, y se les da mimos en el sofá, además de poder jugar con los niños de la casa.

P: ¿Realiza vuestra asociación otras actividades en beneficio de los animales?

É: Esterilizamos a los gatos callejeros de nuestra zona siempre que nuestros medios nos lo permiten. También hemos participado en rescates masivos de animales en España, en casa de personas con pocos recursos que tenían cientos de animales en condiciones terribles, cogiendo a decenas de animales y esterilizando a todas las hembras. También hemos creado campañas para difundir en internet con el objetivo de informar y concienciar a la gente.

 

De la interesante conversación que hemos mantenido con Émilie se desprende que, a pesar de que Francia pudiera parecer un país más avanzado que otros con respecto a temas como el abandono o la adopción de animales, todavía queda un largo camino por recorrer. Es encomiable que asociaciones como Les Coeurs de Velours aporten su granito de arena en la protección y rescate de animales en peligro, sobre todo teniendo en cuenta que son de escala familiar y apenas cuentan con recursos. Todo un ejemplo que no debería ser una excepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *