¿Por qué a los gatos les da miedo el agua?

Alba Petrazas gato Deja un comentario

Aún no hay valoraciones.

Raramente veremos alguna vez a un gato domestico al que le guste disfrutar de los baños o se meta en un río o una piscina por voluntad propia, como lo hacen algunos perros. Los gatos siempre han tenido una relación distante con el agua y es que no solo no se bañan en ella sino que apenas la consumen.

¡Hoy descubriremos el porqué de esta curiosa relación!

Sus antepasados

 

Los primeros gatos registrados en la historia provenían de los desiertos Africanos y Chinos. Eran animales acostumbrados a beber muy poca agua, de hecho la pequeña proporción que ingerían era la que contenían sus presas. A medida que la raza se desarrolló los gatos también pasaron a habitar zonas más boscosas. Hace algo más de 4000 años los egipcios empezaron a domesticar a los primeros felinos y desde entonces hemos convivido cerca de ellos.

antepasados gato

 

¿Podemos acostumbrar a nuestros gatos al agua?


Si se trata de modificar sus hábitos respecto a la hidratación podemos cambiar el agua estanca del bebedero por una fuente automática. Los animales por naturaleza suelen confiar más en el agua en movimiento, pues evita la proliferación de bacterias y suele ser más limpia.

Los felinos son propensos a padecer problemas renales y urinarios a causa de esta falta de hidratación. Por eso es bueno incitarles a que lo hagan o bien complementar su dieta con alimentos húmedos, compuestos por un alto porcentaje de agua.

 

agua gatos grifos

 

Por otro lado,  podemos familiarizar a nuestro gato con el agua pero debe ser de forma gradual y si puede ser, a una edad muy temprana. De este modo bañar a nuestro felino cada cierto tiempo puede dejar de ser una tarea titánica para nosotros y traumática para él.

 

Las excepciones: 4 razas de gatos a los que les gusta el agua.

 

Gato Savannah les gusta tanto el agua que pueden llegar a bañarse junto con su propietario. Así pues, podrás remojarlo sin problemas y no te extrañe verlo dentro de algún recipiente con agua fresquita en verano.

Maine Coon  son felinos muy curiosos y tienen especial obsesión con el agua sobre todo cuando son pequeños. Muchos de ellos suelen mojar sus patas en el bebedero… el problema viene luego, ¡cuando llenan la casa de huellas!

 

https://youtu.be/Fj73JF_bhjc

Gato Angora Turco alguno de estos ejemplares adoran el agua y son buenos nadadores. Les gusta merodear por las fuentes y se dejan bañar sin mostrar ningún signo de rechazo.

Pixie Bob, a estos cariñosos felinos también les gusta el agua. Suelen quedarse largos ratos mirándola y jugando con ella. Si te descuidas, ¡también pueden meterse contigo en la bañera!

       

Pero la realidad de la mayoría de felinos nada tiene que ver con la de estas razas, así pues, si queremos  que nuestro gato deje de desconfiar del agua debemos introducirla poco a poco. Podemos probar de mojarlo con una toalla e ir humedeciéndola de manera progresiva. Nunca debe ser agua fría pues los gatos siempre buscan el calor. Más adelante podemos probar a rellenar un cubo con un dedo de agua caliente y dejar que olisquee la zona. Si el felino está tranquilo podemos intentar que meta una o las dos patitas delanteras en el cuenco.

Debemos iniciar siempre estas actividades cuando el gato esté tranquilo y en un lugar donde él conozca y se sienta seguro. ¡Los cambios felinos requieren tiempo y mucha paciencia!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *