Mutaciones genéticas en perros y gatos

Alba Curiosidades Deja un comentario

5/5 (2)

Siempre hemos escuchado que los perros vienen de los lobos mientras que los gatos provienen de los felinos salvajes, tales como tigres, gatos monteses y otros. No obstante, ambas especies sufrieron un periodo de domesticación que dio lugar a las mascotas que conocemos hoy día. Según estudios científicos, este cambio se debe a mutaciones genéticas en perros y gatos que han dado lugar a que ambas especies puedan relacionarse y convivir con humanos.

Mutaciones genéticas en perros

¿Por qué se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, pero en cambio le tenemos miedo a los lobos? Estudios llevados a cabo en Estados Unidos han dado una respuesta científica y fiable al respecto. Todo se debe a un cambio genético existente en los perros que no está presente en los lobos.

Estos estudios comenzaron al meditar sobre el desorden congénito del síndrome de Williams- Beuren, más comúnmente conocido como WBS. En las personas tiene que ver con una anomalía cromosómica que lleva a la pérdida de una parte del ADN en un cromosoma; este desorden crea en la persona una necesidad extrema de relacionarse con otros.

En 2010, VonHoldt, junto con Emily Shuldiner, colaboraron con un equipo de investigadores con el fin de explicar por qué los perros domésticos podían convivir con humanos sin ningún problema. Encontraron una equivalencia del WBS en el cromosoma 6 del genoma canino. Este equipo analizó un fragmento de la región del cerebro canino en la que está este cromosoma e hizo lo mismo con lobos.

En sus investigaciones, encontraron transposones en los genomas caninos que no encontraron en los genomas de los lobos. Un transposón es un elemento que provoca una alteración en el ADN haciendo que un gen vaya hacia otro lugar, que se rompa o que desaparezca. Este proceso influye en la personalidad del animal y lo lleva a la necesidad de relacionarse con humanos. Por lo tanto, tras estas investigaciones, se cree que los primeros perros domésticos fueron lobos que pudieron tener este transposón que pasaron de una generación a otra, influenciando en su comportamiento social, pudiendo convivir con humanos.

Mutaciones genéticas en gatos

También hubo mutaciones genéticas en los gatos domésticos, pues estudios han corroborado que efectivamente, descienden de tigres y demás felinos salvajes. Se sometieron a estudio los 20 000 genes que tienen los gatos domésticos, y se encontraron al menos 281 variaciones en relación a los demás felinos salvajes.

Al parecer, la evolución, el tiempo y la convivencia con los humanos hicieron que los gatos domésticos fueran más bondadosos con el fin de obtener comida. No obstante, esta diferencia en sus genes también los hace destacar por una buena memoria y por ser más asustadizos. No obstante, hay una cualidad que siguen guardando en relación con los felinos salvajes, que es ser territoriales.

Diferencias entre las mutaciones genéticas en perros y gatos

Viendo cómo ambas especies han evolucionado, se ve una clara diferencia entre las mutaciones. Los perros las han sufrido por una necesidad de relacionarse con otros, mientras que los gatos lo han hecho con un fin: el de conseguir alimento. Ambas actitudes siguen estando muy marcadas en nuestras mascotas, donde vemos que los perros son más dependientes de nosotros, mientras que los gatos son conocidos por su independencia y, en ocasiones, por su apatía.

Analizar estas cuestiones hace que nos sorprendamos por cómo la genética puede variar e influir en la personalidad, el carácter y la vida de un animal, así como en quienes le rodean. Porque de algo estamos seguros: todos los que amamos a nuestras mascotas, sean gatos o perros, podemos decir: ¡gracias genética!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *