Pelo sano, mascotas sanas

Carlos Vidaller Santos Cuidado de la mascota, Cuidado del gato, Cuidado del perro Deja un comentario

5/5 (1)

¿Crees que cepillar el pelo de tu mascota es solamente una cuestión estética? Te invitamos a que conozcas la importancia que tiene en la salud de los perros y gatos el cuidado de su pelaje.

Beneficios del cepillado en perros y gatos

Además de ayudar a que el pelo de tu mascota esté suave y brillante, el cepillado es necesario para mantener la higiene del animal, evitando que se acumule pelo muerto y suciedad en su cuerpo. Es necesario cepillarlo con la regularidad que el tipo y el largo de pelo requieran y utilizar para ello el cepillo más adecuado. De esta manera evitarás la formación de bolas de pelo que luego pueden causar problemas digestivos, especialmente en los gatos, y mejorarás la circulación sanguínea de tu mascota. El cepillado regular te permitirá detectar cualquier herida o infección que pudiera haber en su piel. Además, tendrás la casa más limpia si cepillas el pelo muerto de tu mascota, especialmente en la época de muda.

Un peine para cada tipo de pelo

Según la longitud del pelo, que puede ser corto, medio o largo, existen diferentes tipos de cepillos y peines para perros y gatos. Aquí te contaremos cuáles son los más usados.

Peines para perros

  • Pelo corto: este es el que menos problemas presenta, ya que no acumula suciedad ni forma nudos. Para estos perros las opciones adecuadas son la carda, la manopla y el cepillo de cerdas de goma.
  • Pelo medio: estos pelajes acumulan pelo muerto y suciedad, por lo que se recomienda una carda de cerdas finas y juntas con protección en la punta de la púa para no dañar la piel del animal ni el pelo sano.
  • Pelo largo: estos mantos son los que requieren más cuidado, ya que a la mayor pérdida de pelo y acumulación de suciedad hay que añadir los nudos. Para estos pelos sugerimos que uses un peine doble que te permitirá cepillar tanto las áreas más delicadas de la cara como el resto del pelaje de tu amigo.
  • Pelo rizado: para este tipo de pelo lo mejor es una carda metálica para pelo rizado que te facilite la tarea de mantener el manto de tu amigo peludo libre de nudos y suciedad.

Peines para gatos

  • Cepillo de cerdas largas y separadas: recomendable para gatos de pelo largo. Al igual que para los perros, es necesario que busques un cepillo con las puntas de las cerdas protegidas  para asegurarte de no dañar la piel ni quitar el pelo sano.
  • Carda: este tipo de cepillo es ideal para todo tipo de pelo ya que desenreda y elimina el pelo muerto ayudando a que tu gato tenga un pelaje fuerte y sano.
  • Cepillo de goma: este cepillo es la mejor opción si a tu gato no le entusiasma que le cepilles o si quieres aumentar los beneficios que tiene para su circulación sanguínea.
  • Peine fino: con uno de estos peines podrás hacer que tu amigo gatuno tenga muchas menos bolas de pelo y, con ello, un mejor funcionamiento de su sistema digestivo.

Otros accesorios

Además de los cepillos existen otros accesorios que pueden ayudarnos a la hora del cepillado para que la experiencia sea más fácil y placentera para nosotros y nuestros amigos peludos.

Para los perros con pelajes más largos que suelen enredarse y dificultar el cepillado, especialmente después de un día al aire libre, puedes utilizar un cortanudos que eliminará hasta los nudos más rebeldes en poco tiempo ayudándote al acabado perfecto.

Las pulgas son el eterno enemigo y necesitarás un peine antipulgas, que sea adecuado para todos los tipos y longitudes de pelo.

Finalmente, con el Furflex de Furminator eliminarás hasta el 90% del pelo muerto de tu perro dejando su melena suave y brillante.

Consejos para el cepillado

Una vez que hayas determinado cuál es el tipo de peine que necesitas, lávalo antes del primer uso y luego periódicamente. Asegúrate de que no queden restos de pelo muerto y suciedad que luego puedan volver al pelaje de tu mascota en un nuevo cepillado. Pon especial atención en la higiene de los cepillos y peines si tu mascota tiene pulgas o parásitos para no volver a infectarla.

Cepilla siempre en la dirección en la que crece el pelo, de la cabeza a la cola y, si tu mascota tiene el pelo muy largo, prueba de humedecerlo y aplica un acondicionador para poder peinarlo más fácilmente.

Puede que a tu mascota no le guste que la cepilles. Si es así,  intenta tranquilizarla primero con un masaje y hacer del momento del cepillado una experiencia positiva. Ten en cuenta que si intentas forzarla a estarse quieta y dejarse cepillar sentirá miedo y rechazo cada vez que te vea aparecer con el peine en mano.

 

¿Tu mascota disfruta del cepillado? ¿Qué peine eliges para ella? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *