¿Son malos los huesos para los perros?

Alba Alimentación de la mascota, Alimentación del perro, Cuidado de la mascota, Cuidado del perro Deja un comentario

Aún no hay valoraciones.

La clásica imagen del perro royendo un hueso está en todos lados, ¿verdad? Lo vemos en publicidades, dibujos animados, pelis, etc. Pero, en la vida real, ¿es bueno darle huesos a tu perro?

Existen diferentes tipos de dietas para mantener a nuestros amigos peludos sanos y felices. Ya hemos hablado de dos de ellas en este artículo ahora veamos qué sucede con los huesos.

Beneficios de los huesos

En primer lugar, los huesos no son una dieta en sí misma, sino un complemento a otro alimento, ya sea pienso seco, comida húmeda o comida cocinada en casa. Veamos cuáles son los beneficios de incluirlos en la dieta de tu mascota:

  • Mejoran el sistema inmunológico del perro.
  • Ayuda a mantener una buena higiene bucodental, previniendo las caries y el exceso de placa. Al roerlos tu mascota se “cepilla” los dientes.
  • Roer huesos sirve tanto como para ejercitar y mantener fuertes los huesos y músculos de la mandíbula, como para descargar ansiedad y mantener un buen equilibrio mental.
  • Contienen una importante cantidad del calcio, magnesio, fósforo y minerales necesarios en la dieta canina.
  • La carne que rodea el hueso le aporta al perro nutrientes y proteínas.
  • La glicina y proteínas de las que se componen los cartílagos son grandes aliados para la salud del perro.
  • La médula ósea, presente solo en el hueso crudo, tiene grasa y elementos de la sangre que resultan de excelente valor nutritivo y proteico.

Riesgos de los huesos

Así como hay más de un beneficio a favor de una dieta con huesos, hay también motivos importantes por lo que no es buena idea incluirlos entre las comidas de tu perro. Los más importantes son:

  • Tanto la médula como la carne que traen los huesos pueden traer mucha grasa, por lo que no es una buena opción para animales con problemas de sobrepeso o hipotiroidismo.
  • Hay perros que tienen problemas hepáticos y, teniendo en cuenta que este es el órgano encargado de sintetizar los compuestos de los huesos, su condición podría agravarse.
  • Los huesos de aves, como el pollo, se astillan fácilmente y un hueso astillado podría perforar el intestino de tu amigo. Es por eso que te recomendamos que no se los des a tu amigo.
  • Si el tamaño del hueso no es el adecuado, o incluso si tu mascota tritura un hueso, este se puede romper en pedazos pequeños que lo atraganten y traigan consecuencias que van desde el daño del aparato digestivo y respiratorio hasta la muerte.

 

¿Crudos o cocidos? ¿Cómo ofrecerlos?

¡Crudos siempre! Si están cocidos, los huesos son más propensos a romperse o astillarse, convirtiéndose en un riesgo de asfixia y perforación del intestino para tu amigo. Por otra parte, se vuelven más difíciles de digerir, ya que al cocinarlo se modifica la estructura molecular del hueso. Algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • Compra huesos solo en comercios que cuenten con las inspecciones y habilitaciones necesarias, ya que la carne cruda puede contener bacterias y causar enfermedades perjudiciales.
  • Como medida preventiva se recomienda congelar al menos durante 72 horas los huesos antes de ofrecérselos al perro. Esto ayuda a eliminar parásitos y patógenos al tiempo que hace que tu perro coma más despacio, regulando mejor la ingesta y relajándose en el proceso.
  • Evita los “huesos de sopa”, ya que son muy duros y pueden agrietar o romper los dientes de tu amigo.
  • Elige huesos con bastante carne, ya que una mayor proporción de hueso puede provocar estreñimiento al animal.
  • Nunca ofrezcas un hueso con bordes filosos o con tendencia a astillarse, como los de pollo.
  • No lo dejes solo con el hueso, vigílalo mientras come para poder estar presente en caso de accidente.

Recuerda que además de los huesos que compras en las carnicerías o los mercados, existen otras opciones como las que te ofrecemos en Petsonic que te garantizan los huesos más seguros para que disfrute tu mascota.

Ahora que tienes toda la información necesaria, ¿vas a incluir huesos en la dieta de tu perro? Cuéntanos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *