¿Viajar con mi gato? Sí, es posible

Alba Cuidado de la mascota, Cuidado del gato 1 Comment

Aún no hay valoraciones.

Ya se acercan las fechas en las que comenzamos a planificar nuestra próxima aventura y llevar a tu gato de vacaciones… ¡es posible!  A continuación te contaremos todo lo que necesitas saber para que tu gato no se angustie ni lo pase mal.

Los gatos son animales independientes, solitarios y muy territoriales, les gusta sentirse seguros en su espacio y aunque no lo creas son felices en un mismo lugar a lo largo de su vida. Por eso, viajar es algo que no les agrada en absoluto. Sin embargo, cuando decidimos irnos por un largo período de tiempo podemos llevarlos con nosotros, lo único que necesitamos es poner a su disposición todas las herramientas para que se sienta lo menos estresado posible.

La clave del éxito para viajar es habituar a nuestro gato desde cachorro.

Ahora más que nunca necesitamos planificarnos muy bien, así que toma papel y lápiz para los consejos útiles que a continuación te vamos a dar.

El antes de viajar con un gato: ser previsivos

– Cuando estés en el proceso de elegir el destino, sobre todo si es en otro país, averigua las leyes y normativas sanitarias para las mascotas, ya que cada lugar tiene sus propias restricciones. – Una vez tengas el destino elige un hospedaje Petfriendly y toma en cuenta si habrán más animales. – Prepara la documentación necesaria: cartilla de vacunas al día (con tu veterinario) y pasaporte. – Coloca el microchip que tendrá toda tu información como propietario, como método de seguridad. Asegúrate de que esté activo. – Compra un arnés que sea cómodo y donde puedas ponerle una plaquita con la identificación. – Consulta con tu veterinario qué tipo de sedante puedes darle en caso de que se encuentre muy estresado. viajar_con_gatos3

El Transportín

El transportín es el elemento estrella con un gato, independiente del medio de transporte que elijas, ya que no sólo será su refugio, sino que además lo mantendrá seguro de cualquier factor externo. Los veterinarios recomiendan usar los de plástico, ya que son más resistentes, aislantes de temperaturas extremas y fáciles de limpiar. En cuanto al tamaño tiene que ser amplio y lo suficientemente alto para que el gato pueda estar de pie y moverse con soltura. Eso sí, tenemos que pensar que si sólo lo usamos cuando lo llevamos al veterinario el gato lo relacionará con una experiencia desagradable. Para que eso no suceda tienes dos herramientas poderosas:

  1. Previamente realiza una adaptación positiva: para hacerlo se aconseja poner el transportín como un elemento más de la casa, colocando dentro su camita o unas cuantas chuches como premio.
  2. Vaporiza feromonas como Feliway en su trasportín: nuestros gatos envían y reciben mensajes a través de la segregación de hormonas, ocasionando respuestas fisiológicas o de conducta. Rociando este producto natural, le estaremos comunicando al peludo que todo va bien. De esta manera ayudaremos a evitar situaciones que podrían estresarlo.

Nunca intentes meter al gato a la fuerza ya que podríamos generarle un trauma que se traduzca en rechazo y desconfianza. Por otra parte, no es recomendable sacar al gato del trasportín, a menos que sea un viaje largo donde se hagan paradas habituales. viajar_con_gatos2

Caja de Arena

En momentos de estrés normalmente el gato responde haciendo sus necesidades,  por eso es imprescindible que llevemos una caja de arena que quepa en el coche o incluso en el transportín. Estas pueden ser desechables o un recipiente grande de plástico con tapa hermética estilo tupper. Elije una arena aglomerante para que sea más sencillo limpiarla.

Agua y alimento

El SuperPet estará expuesto a suficientes cambios como para que también variemos su alimento regular. Lleva el pienso de costumbre o las latas de comida húmeda y mucho agua fresca.

Juguetes

Para que se sienta como en casa coge su juguete favorito y una camiseta o prenda con tu olor. Recuerda ponerla dentro del trasportín.

Si viajas en coche con tu gato

Ten presente que actualmente en España existen diferentes penalizaciones para los conductores que lleven mascotas sueltas en el coche y más aún si están en tus piernas. Para no pasar un mal rato te aconsejamos: – Pon el trasportín en un lugar del coche estable, como el asiento trasero, con el cinturón de seguridad puesto. – Haz paradas cada 3 horas y aprovecha para hidratarlo, jugar con él y mimarlo. Si desea que coma o use su arenero. – Baja el volumen de la música y sube las ventanillas. – Háblale en un tono suave.

Si viajas en avión

Te recomendamos que si viajas con un gato en avión, busques líneas aéreas que te dejen llevarlo contigo dentro de la cabina en un trasportín que pueda ir debajo del asiento delantero, así podrás hablarle y mantenerlo a tu lado. De lo contrario es importante que sepas que el lugar en donde colocan a las mascotas es en la zona de carga, con el equipaje y las cajas de otros pasajeros, donde normalmente hace frío y hay ruidos desconocidos. Si no tienes más remedio dale un calmante que lo sede de manera temporal y verifica que esté bien abrigado. ¿Cuál ha sido tu experiencia con tu gato? ¿Ya tienes las maletas listas?

¡Hacia la aventura y más allá!

Foto: Transporte mascotas
Foto: Pinterest
Foto: Robin Loznak Photography

Comments 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *